1ª PLANTA

FOTO FIJA:

Crear una sola imagen que evoque el espíritu de una película de dos horas de más de 170.000 fotogramas es un desafío desalentador. Los fotógrafos de imágenes en movimiento aceptan ese desafío. De hecho, la imagen de una película que los espectadores tenemos en nuestras mentes, a menudo, es una fotografía que ni siquiera está en la película. Muchas de las fotografías más reconocibles de estrellas de cine, caracterizadas para sus papeles, se crean fuera del set. A veces espacios elaborados ex profeso para promocionar a sus ídolos, y así crear expectación acerca de la película, incluso antes del estreno. Esta técnica tuvo su apogeo en los días de gran publicidad de los estudios.

En algunos casos de películas antiguas, los únicos registros que han sobrevivo de sus grabaciones son las imágenes fijas y las fotografías de publicidad, ya que lamentablemente sus copias originales se perdieron hace mucho tiempo.

Bajo la etiqueta de "fotógrafo de imágenes fijas", estos maestros de la imagen trabajan estrechamente con el director de fotografía. Su papel es multifacético e incluye como uno de sus objetivos principales "la promoción de la preservación de archivos de imágenes fijas tomadas durante la producción de películas por su importancia histórica y cultural".

Además queremos destacar que el papel del fotógrafo de imágenes fijas se extiende mucho más allá de la publicidad, la grabación de escenarios, la cobertura de escena a escena y el "archivo" no planificado. Por ello, la parte más importante de su trabajo, y quizás la menos reconocida, es la documentación detrás del escenario del elenco y del equipo.

 

2ª PLANTA

REVISTA LUX:

“Lux. Revista de arte fotográfico”. Fundada en 1915, aunque su primer número no se publicó hasta abril de 1916, mantuvo su actividad hasta 1922. Se publicó en Barcelona y fue el órgano oficial de la «Unión Fotográfica de Barcelona». Fue dirigida por José Noria Valandrón (gerente) y Rafael Areñas (director técnico), profesionales de la fotografía con amplio prestigio dentro del sector, tanto como regentes de comercios y estudios fotográficos propios reconocidos, como defensores de la fotografía como manifestación artística.

Cubrió el vacio que existía en España de prensa especializada sobre fotografía desde 1915 hasta 1919, en que comenzaron a publicarse una larga lista de revistas y diarios fotográficos: Revista Kodak (1919-36), El Fotógrafo Profesional (1921-26), El progreso fotográfico (1920-36), Criterium (1921-23)…

Fotógrafos renombrados adscritos al movimiento pictoralista, como Claudio Carbonell, Joan Vilatobà, Joaquim Pla, Miguel Goicoechea, Miguel Renom, Francisco Andrada publicaron sus fotografías en estas páginas.

Lux se convirtió en un referente de las revistas especializadas sirviendo de escaparate para mostrar la obra de numerosos artistas y como fuente de aprendizaje para aficionados que encontraban en sus páginas la información técnica necesaria para sus trabajos.

 

3ª PLANTA

IN MEMORIAM

Jose Mª Uriarte Astarloa

Durango (1956-2020)

Con la presentación de esta pequeña exposición fotográfica sobre los Minuteros, el Photomuseum quiere rendir un sentido homenaje a la figura de José Mª Uriarte, amigo y colaborador de este museo.

Natural de Durango, ejerció la docencia en las localidades vizcaínas de Zaldibar, Berriz, Iurreta y Durango. Sus inquietudes y aficiones (el monte, los trenes, la fotografía y la historia del Duranguesado y de Durango) le llevaron a interesarse, investigar, documentar y participar en más de una actividad cultural de su entorno más cercano. La Asociación Gerediaga, el Museo de Arte e Historia o la Feria del Libro de Durango y las revistas Ibaizabal y Katazka, entre otros, han sido testigos de sus aportaciones.

La fotografía fue una de sus pasiones, mejor dicho, la historia de la fotografía. De hecho, su curiosidad hacia este campo le llevó a ser un buen conocedor de la historia fotográfica de nuestro país.

Pero si hay que destacar una cualidad en la personalidad de José Mª Uriarte, es su generosidad. Generosidad que demostró en multitud de ocasiones: compartiendo información desinteresadamente, asesorando, donando materiales a instituciones culturales... fueron actuaciones que realizó con frecuencia, y todo ello, sin esperar ningún reconocimiento personal.

Ejemplo de todo esto es la exposición titulada “Minuteros” preparada por José Mari Uriarte y que donó a este museo en el año 2013.

El Photomuseum ha sido testigo de esa grandeza, por ello le rendimos este pequeño homenaje: eskerrik asko Jose Mª.