Alberto Palomera

eπ’ PATAFÍSICA f:22v7’s12800[‘P]h

13/02/2018 - 25/03/2018

f:22v7's12800 ['P]h

PHILOSOFÍA ´PATAFÍSICA

[Parámetros Photográficos para una nueva mirada] 

 

f:22= diafragma cerrado al máximo con mayor profundidad de campo, como el ojo entornado cuando miramos al sol para una mirada nítida, profunda y más lejana.

v7 ´= bajamos la velocidad  con el obturador abierto siete minutos para una contemplación más larga, tomando el tiempo necesario, sin prisa para captar lo que otros no ven, y más, en nuestra sociedad de la rapidez e inmediatez. Dedicarle tiempo a la observación con mirada en calma. 

s12800= doce mil ochocientos ISO, sensibilidad extrema, una altísima sensibilidad para ver en los lugares oscuros, donde hay poca luz.

Si abro un ojo, entorno el otro, dedico tiempo a observar y me adentro en lo oculto, en el misterio de lo no visible con una enorme sensibilidad, entonces surge la magia y la extrañeza. Esa extrañeza que se torna paradoja cuando comprendemos que ver es mucho más que mirar. 

El propio título, es un juego lúdico; y presenta y representa el enigma del encantamiento. Todos estamos deseosos de que ocurran cosas extraordinarias, pero solo unos pocos se dan cuenta; El milagro, solo le sucede a quien de alguna manera lo convoca, con su actitud y su mirada.

[ ´P ]h = Axioma de los cambios para ejercicios espirituales fuera de la caverna de ´Platón. 

 

UNA MIRADA ´PATAFÍSICA 

[PHILOSOFÍA URGENTE]                  

El consentimiento universal  es un prejuicio bastante milagroso e incomprensible.

¿Por qué cada uno de nosotros afirma que la forma de un reloj es circular? No es cierto si se mira desde otros ángulos, ya que de perfil es una figura rectangular, y al mirar de tres cuartos se ve una forma  elíptica. Se anotó su forma en el momento de mirar la hora, quizá bajo el pretexto de la utilidad. 

El reloj como cualquier objeto es multiforme y Cézanne y los Cubistas tomaron buena nota de ello. Pero el mismo niño que dibuja el reloj redondo, dibuja también la casa cuadrada  con triángulo de tejado desde la fachada, y esto evidentemente sin razón alguna; porque es extraño, excepto en el campo, que se vea un edificio aislado y hay infinidad de formas de casas. Hace falta necesariamente admitir que la multitud  está demasiado ocupada para comprender las figuras elípticas, y que sus miembros concuerdan con el consentimiento denominado universal porque solamente perciben las curvas que tienen un solo foco, dado que es más fácil coincidir en un punto que en dos. También nos inventamos una perspectiva cónica para engañarnos a nosotros mismos. Los raíles del tren no se juntan. El consentimiento universal es un prejuicio para el ser humano. La mayor parte de los hombres vieron, que un fenómeno seguía a otro, y concluyeron que todo sería siempre así. En principio, esto no es del todo exacto; depende de un punto de vista  y el punto de vista normalizado está codificado por comodidad. Con nuestras normas, comodidades y “verdades” unificadas, destruimos  la Creatividad  del hombre desde la infancia, y en la escuela la extinguimos para siempre. Afortunadamente no siempre se hace caso al maestro.  El verdadero Maestro esta dentro de cada uno de nosotros. La ´Patafísica llega al rescate: 

 

¿Qué es la patafísica?: Es la ciencia de las soluciones imaginarias y las leyes que rigen las excepciones.

¿Qué es la patafísica?: Es un momento de resistencia del individuo contra toda forma de abuso de poder y de arrogancia. En esa forma de cinismo, en los “gestos comunes de cada día”, en las manifestaciones de fantasía, de distanciamiento del poder reside su singularidad. La ‘patafísica está en contra del brutal populismo que vemos triunfar en todo el mundo gracias a los eslóganes publicitarios y los medios de comunicación. Está al margen de esas cosas, por tanto, combate el fanatismo y la masificación en cualquiera que sea su forma y lavado de cerebro, ejecutado sistemáticamente. Cuestiona la regulación del individuo, y la disfunción extrema de un sistema de producción y consumo forzado a la opresión. No le interesa dejarse persuadir por la burocracia y sus impedimentos, con formularios, impresos, y plazos de pago: un continuo sistema de distracción de la persona. Un atolondramiento globalizado. Por esa libertad perdida, La "Patafísica" se acerca al modo Paleolítico.

La ‘patafísica se plantea, como “un sistema de resistencia psicológica”. Un escudo de resistencia mental contra lo establecido. La inventó Alfred Jarry, escritor francés de finales del siglo XIX. De él nacen todas las vanguardias. Ya en la segunda mitad del siglo XX se consolidó como movimiento cultural francés y desarrolló todo su potencial basado en el libro “Gestas y opiniones del Doctor Faustroll, patafísico”, y en la obra de Teatro “Ubú Rey” que Alfred Jarry escribió a finales del siglo XIX. La Patafísica se asocia al absurdo y toma en clave paródica el lenguaje institucionalizado de las ciencias, la filosofía, las artes y otras formas de conocimiento.

Es una defensa del principio de la libertad y de la libertad existencial. Por eso la ‘patafísica recomienda precisamente la imaginación fantástica como la mejor arma de defensa para preservar, por lo menos, la autonomía de nuestro pensamiento y, por eso, es “una ciencia” que busca respuestas en el poder creativo, la imaginación, la paradoja, la ironía y la sátira. Dicho en una formulación más visual del pintor Francis Picabia, «la cabeza es redonda para permitir que las ideas cambien de dirección». La ‘patafísica es «el triunfo de la imaginación contra el racionalismo economicista, el humor que desafía y desnuda al poder, la alegría de vivir pese a todo y contra todo».

«Se puede considerar a la ´Patafísica un método, una disciplina, una actitud, una alegría, un punto de vista, una mistificación», escribió el patafísico Roger Shattuck en 1960. «Es a la vez todo eso y nada de eso».   

 

 

Contamos para esta exposición con la colaboración especial de Kepa Junkera que ha compuesto para esta muestra un  tema musical de gran expresividad:  “Suite ´Patafísica´” en 4 movimientos.