Javier Mina

Fusión

25/08/2020 - 27/09/2020

EL MUNDO VISIBLE INVISIBLE O EL PODER DE LA MIRADA

Vamos por el mundo con una mirada distraída, rutinaria, dedicada a lo inmediato y familiar: a mirar el semáforo, a esquivar coches y peatones, a eludir la obra en la acera o dar con esa tienda que buscamos. Sin embargo, también la mirada tiene el poder de examinar nuestro mundo rutinario de un modo muy diferente: escrutador, atento al hallazgo de la sorpresa, a la vibración de luces y sombras, al chispeante resplandor de las cosas. Y la fotografía tiene la propiedad de fijar esas miradas diferentes en imágenes que desvelan la maravilla de ese mundo que estaba ahí, sobre el que se deslizaba el modo corriente de mirar sin ver, sin captar su naturaleza. Eso es lo que Javier Mina nos regala con sus safaris fotográficos a la caza y captura de la sorpresa velada, presente en este mundo en el que vives, por el que pasas a diario: las paredes y fachadas, el mobiliario urbano, aceras y fragmentos de arquitectura, efectos de luces y sombras, signos y garabatos. Cosas cotidianas llenas de una belleza escondida, cambiante y fluida, que el trabajo fotográfico descubre y fija para siempre.

Y así es como la fotografía desvela y transfigura. Porque no son meros registros de algo dado, iconos de códigos familiares, capturas de imágenes reconocibles, sino creaciones. El poder de la mirada es el poder de crear y recrear imágenes con vida propia. La composición en tríptico que ha elegido Javier Mina recombina fragmentos visuales en nuevas composiciones de asombrosa cualidad pictórica, a menudo casi abstractas. Pero no es pintura ni son motivos abstractos: son trocitos de cosas reales, de imágenes que están en la calle, de sus signos, garabatos y arquitecturas: luces, sombras, colores, objetos, trazos, texturas lisas y rugosas, perfiles afilados y desconchados. Es un magnífico despliegue de sabiduría visual, de imágenes fluyendo por la zona líquida donde se mezclan la fotografía pura y precisa con una pintura posible, presente en la forma de componer.

Por encima de todo, ¿saben qué les digo?: que esta exposición del resultado de los safaris fotográficos de Javier Mina con su pequeña cámara por las calles que a diario recorremos sin ver es una auténtica gozada y un emocionante descubrimiento: el de la belleza velada, secreta, alojada en los rincones y cosas más humildes del mundo cotidiano donde vivimos.

CARLOS MARTÍNEZ GORRIARÁN

 © Javier Mina